Cómo Derrotar al Pensamiento Negativo.

Nuestra vida depende, básicamente, de las limitaciones que nos AUTOimponemos… Sí, y sin ánimo de ensalzar el pensamiento positivo, que hay mucho “camicaze motivao”. Pero la realidad es que la mayoría de límites nos los ponemos nosotr@s mism@s.

Una manera de detectar si te has AUTOimpuesto un límite es analizar tu respuesta a la pregunta: ¿por qué no haces eso que tanto deseas y que puede cambiarte la vida? Si contestas algunas de las siguientes 3 respuestas, estás poniéndote el palo en las ruedas:

  1. “No tengo tiempo”. Un clásico. En realidad lo que quieres decir es: “me da pereza invertir tiempo y esfuerzo en organizarme para conseguir mi deseo.
  2. “No sé hacerlo”. Otro clasicazo. Lo que estás pensando es: “no quiero intentarlo”, “me da miedo equivocarme”, o lo que podría ser peor, “no quiero pedir ayuda”.
  3. “No va a salir bien.” Y éste, querid@ amig@, este punto es el quid de la cuestión, la raíz de todos tus males. Lo que de verdad te estás diciendo es: “no confío en mi mism@”.

Recuerdo un maestro de gimnasia que tuve en el colegio. Se llamaba José (en el cole le llamaban “Don José”, por aquello de que hace 30 años en algunos pueblos todavía los maestros y los médicos eran personas altamente respetadas en la sociedad. Bueno, por eso y por otros motivos políticos que no vienen a cuento…😉). El caso es que este profesor, después de un rato observándome jugar a baloncesto con parsimonia, desgana y dejadez me dijo: “¡Jódar, si ni siquiera lo intentas, cómo vas a jugar bien!” (“Pues tiene razón”, pensé, “pero el caso es que no sé cómo hacerlo”).

20 años después de esa anécdota, mi pareja y yo nos apuntamos a clases de tenis. Lo de las clases de tenis era más bien por mi, porque ella, sobre la cancha, es la mismísima Arantxa Sánchez Vicario. Pero el tema era hacer una actividad divertida juntos. Antes de apuntarnos le puse algunas objeciones:

  1. -“¿Cuándo vamos a ir, si no tenemos tiempo?” -“Por la noche, la última clase es de 21:30 a 22:30”, me dijo ella. (“Ups, acorralado”, pensé).
  2. -“Ya, amor, pero es que a mi no se me dan bien los deportes“, repliqué. -“Ya, bueno, para eso son las clases, ¿no?” (“Ups, sin salida”, seguí pensando…).
  3. -“Sí, pero aunque lo intente, no se me va a dar bien, ya lo he comprobado muchas veces“, dije intentando rematar el tema. -“¿No eres tú el psicólogo, el que siempre dice que podemos conseguir todo lo que nos propongamos con tiempo y esfuerzo?” (“Mierda… Tocado y hundido. Habrá que intentarlo”).

La historia no acaba ganando ningún campeonato. De hecho ni siquiera llegué a conseguir hacer un buen saque o a dominar el revés. Pero después de tres meses desastrosos, en los que la escuela de tenis casi tiene que bajar la persiana porque no daban abasto a pagar las pelotas que colé en los tejados y patios vecinos… (disculpen la exageración, tengo por orgullo haber nacido en Andalucía 😚) de repente mi “drive” funcionó solo. Cada pelota que me llegaba al brazo derecho, era una pelota que entraba en el campo contrario. En ocasiones fácil, en otras con efecto y en momentos gloriosos pisando la línea y convirtiéndome en campeón de la liguilla con l@s compañer@s.

Y esta es la historia de cómo mi compañera, química de formación, se convirtió en mi coach personal y deportivo, y con la que contraje matrimonio hace ya dos años.

El pensamiento negativo tiene un gran beneficio, algo muy suculento a lo que nos cuesta renunciar: quejarnos. Cuando nos quejamos no lo intentamos. Cuando no lo intentamos, no nos esforzamos. Cuando no nos esforzamos nos quedamos con el culo pegado a la silla: en esa comodidad maldita que nos consume el alma.

La lección que saqué de esta historia la he expuesto al principio. Si quieres superar algo debes eliminar los 3 límites AUTOimpuestos que tenemos: “no tengo tiempo, no sé hacerlo, no va a salir bien”. Pero a estos tres puntos le faltaban un punto esencial:

“Rodéate de gente que confíe ciegamente en ti y te demuestre que SÍ PUEDES.”

A esa gente no la dejes escapar… No te van a hacer ganar campeonatos pero harán que des lo mejor de ti mism@ para derrotar tu pensamiento negativo.

Subscríbete al blog y sígueme también en:

www.psicologiadvida.com

www.facebook.com/psicologiadvida

www.twitter.com/psicologiadvida

Photo Credit: pixabay.com

2 comentarios en “Cómo Derrotar al Pensamiento Negativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *