ANSIEDAD 2.O: El Arte de Atender Lo Que Te Dé la Gana.

image

Este último mes y medio he vivido uno de esos momentos que te hace dar un giro de 180 grados en tu vida profesional. Hay un concepto que ha cambiado radicalmente la forma en la que concibo la ansiedad y, consecuentemente, la forma en la que la trabajo con la gente. Me licencié como psicólogo creyendo que la clave para controlar la ansiedad es cambiar pensamientos negativos por pensamientos positivos. Durante 11 años, 12 años, 13 años… así es como lo he hecho. Y no es que no haya funcionado, creo que a muchas personas les ayudó esta herramienta de afrontamiento y consiguieron superar sus dificultades. Pero ahora me doy cuenta de que muchas otras personas debieron quedarse en el camino. Me pregunto: ¿qué debieron pensar? ¿Cómo se debieron sentir al no lograrlo? ¿Qué hicieron después de comprobar que son incapaces de cambiar pensamientos negativos por positivos?

“Cambiar pensamientos negativos por pensamientos positivos. Durante 11 años, 12 años, 13 años… así es como lo he hecho. Y no es que no haya funcionado. Pero ahora me doy cuenta de que muchas otras personas debieron quedarse en el camino.”

Miguel Ángel Manzano (www.miguelangelmanzano.es) y Daniel Boyero (http://arapsicologia.com/es/equipo/daniel-boyero) son dos psicólogos que me descubrieron la terapia aceptación y compromiso. Un concepto fundamental de esta forma de hacer terapia es no luchar contra los pensamientos de ansiedad, no pretender modificarlos, ni mucho menos cambiarlos por pensamientos positivos. Sino ir mucho más allá: atender lo que te dé la gana.

Pero primero, hagamos una distinción básica. Diferenciemos las personas que sufren de las personas que sufren como bellac@s. No podemos tratar a todo el mundo igual. En psicología no hay varitas mágicas. Sobretodo para esos problemas, que más que problemas son putadas (perdón por la palabra). Hay gente que tiene una vida terrible… Que se quedó sin trabajo, que tiene dos hijas, una de ellas con diez meses, que sólo le quedan cincuenta euros en el banco, que tiene que huir constantemente porque su ex pareja la busca para pegarle un palizón de miedo… O gente que perdió su pareja en un accidente horrible de tráfico. O gente que padece enfermedades incapacitantes y degenerativas. O gente que ha sufrido maltrato por sus padres, que nunca han contado con una mano amiga y que la sociedad les dio la espalda. O gente que ha huído de la miseria de países corruptos y sufren una cruel discriminación en cada territorio nuevo que pisan… Esta gente, de carne y hueso con la que trabajo a diario, hace lo que puede para sobrevivir, señoras y señores. Simplemente, hacen lo que pueden. Y con esta gente no hay psicología positiva que valga. Nos toca arrimar el hombro, arremangarnos y ayudarles a recobrar las riendas de su vida. Y eso nos va a suponer ir más allá del mero rol profesional de asesoramiento e información. Requerirá implicación, acompañamiento y poner el corazón en lo que hagamos.

Otras personas, sencillamente, no tienen un nivel intelectual como para entender los técnicos conceptos psicológicos, tan modernos y sofisticados. O puede que pasen por una etapa personal donde la mayoría de sus recursos mentales estén sin batería. ¿Cómo le vamos a decir a estas personas: “tienes que ver las cosas de una manera más positiva”? Sería lógico que en mitad de la sesión nos dieran plantón y nunca más les viéramos el pelo.

En otras ocasiones nos encontramos personas con un historial de ansiedad de vértigo. Que lo han probado todo y se conocen la teoría cognitivo-conductual de memoria.

-“Sí… Eso de respirar con el abdomen y cambiar pensamientos negativos, ¿no?”, te dicen.
-“Sí, eso.” Contestas.
-“Ya lo he probado. No sirvo para eso.”
-“Vaya… Volvamos a intentarlo. Son cincuenta euros. Hasta la próxima semana.”

Un concepto revolucionario es el de concebir la mente dividida en dos mitades. Una parte de la mente genera preocupaciones automáticas. Sin pedirlo, sin comerlo y sin beberlo. El resultado de miles de años de evolución animal: el YO PENSANTE. Esa parte de nuestra mente que está fabricada para ayudarnos a detectar peligros por doquier para ayudarnos a sobrevivir a ellos. Si hemos llegado tan lejos en la cadena alimentaria… es lógico que unos cuantos libros y blogs de psicología positiva no van a cambiar eso. Sin embargo, hay otra parte de la mente que se llama YO OBSERVADOR. Es esa otra mitad que, independientemente de la historieta de terror que nos cuente nuestro YO PENSANTE, decide a qué presta atención.

“A pesar de que alguien te esté pegando el rollo de su vida… tú puedes decidir dónde está tu mente en esa historia: presente o ausente. Y ya está… ¡Ese el misterio!”

¿Nunca os ha pasado esa situación en la que hay alguien hablando y hablando sin parar y vosotr@s estáis con la mirada perdida pensando en la lista del supermercado? ¡Tengo testimonios de amig@s, familiares y pacientes a l@s que les ha pasado conmigo muuuchas veces! 😉 Por tanto, eso quiere decir que a pesar de que alguien te esté pegando el rollo de su vida… tú puedes decidir dónde está tu mente en esa historia: presente o ausente. Y ya está… ¡Ese el misterio! Cinco años de carrera para descubrir esto y ayudar a muchas más personas a vivir con su ansiedad, sin eliminarla, sin controlarla, sin cambiarla por pensamientos positivos… Simplemente tomando una decisión trascendental: ¿dónde quieres que esté tu YO OBSERVADOR? ¿Escuchando esa historia de miedo que te has repetido una y mil veces hasta la saciedad…? ¿O en esa pequeña actividad cotidiana que hace que tu día sea más liviano…?

Porque lo importante no es que tengas tantas preocupaciones que hasta sientas que puedes caerte desplomad@ al suelo. Lo importante es: ¿a qué quieres prestar atención? ¿Dónde quieres estar presente? ¿En qué quieres invertir tu energía mental? Puedes prestar atención a tu YO PENSANTE, o simplemente hacerle creer que lo escuchas mientras tú estás a tu rollo… Haciendo actividades que desarrolan tu potencial humano, tu desarrollo personal, actividades que mejoran tu calidad de vida.  ¡Ésa es la ANSIEDAD 2.0! Como John Lennon dijo: “la vida es lo que te pasa mientras tú estás ocupad@ haciendo otros planes.”

Terapia Aceptación y Compromiso…. ¡todo un descubrimiento, amig@s! Podéis aprender más sobre este tipo de terapia en el libro de Russ Harris “La Trampa de la Felicidad”. ¡Funciona! Palabra de psicólogo… 🙂

COMPARTE si te ha gustado y SUBSCRÍBETE al blog para recibir nuevos posts interesantes. Sígueme en las redes y estamos en contacto:

www.psicologiadvida.com
www.facebook.com/psicologiadvida.com
www.twitter.com/psicologiadvida

2 comentarios en “ANSIEDAD 2.O: El Arte de Atender Lo Que Te Dé la Gana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *