¿¿Por qué no consigo lo que quiero??

la foto.JPG

¿¿Por qué no consigo lo que quiero?? ¿Por qué el mundo parece haberme tomado manía? O incluso mucho peor… ¿por qué el Karma la ha tomado conmigo? ¿Por qué? (“¿Pogh quèh?”….) Si te haces estas preguntas con acento de Mourinho, quizá te venga bien leer esto…

Desear mucho algo nos proporciona una descarga de energía electrizante. Moviliza nuestro cuerpo, nuestro cerebro se obsesiona con ello y nos embriaga una emoción súper buenrollera que hace que vivamos un momento de éxtasis. Como cuando pides de postre delirum tremens en Semproniana. Todo es fantástico e idílico por un momento. Lo ves claro. Estás convencid@. Estás dispuest@ a ir a por todas para conseguirlo. Pero al final todo lo que sube baja y el resultado es que te sientes igual que si hubieses subido al Dragon Khan en Portaventura. ¿pogh què? Pues porque nuestra motivación está diseñada para conseguir las cosas ¡YA! Y suele fracasar si no tenemos un chip mental de deportista de olimpiadas.

Alguien que para mi ha explicado cómo funciona la motivación para cumplir nuestros sueños es Victor Vroom (aunque su intención inicial era explicar la motivación de l@s trabajador@s en el ámbito de la empresa). Él es profesor en la escuela de negocios de Yale y elaboró la “Teoría de la Expectativa”. ¿Qué deberías preguntarte antes de proponerte conseguir algo que va a requerir grandes dosis de esfuerzo, sacrificio y tiempo, teniendo en cuenta lo que pensaba Victor Vroom? 3 cosas:

  1. ¿Cuánto me atrae eso que deseo?

Mucha parte de nuestro tiempo deseamos cosas que no son realmente importantes. Nos encaprichamos de un máster que vale un patizal y que es posible que no nos sirva de nada (o casi nada). Nos apuntamos al gym por la idea cool de ponernos buenorr@s, pero sin estar realmente dispuestos a renunciar a esa vidorra padre que causa nuestros michelines.

Es decir. Que muchas veces nos proponemos cumplir deseos fugaces, que realmente no son coherentes con nuestras necesidades-posibilidades. Por tanto, si no estás convencido de que ese proyecto ilusiona hasta la última célula de tu cuerpo… NO LO HAGAS. Sigue buscando (como en los chicles).

  1. ¿Creo que puedo hacerlo?

Imaginemos que sí. Que ese proyecto te ilusiona tanto que es el sueño de tu vida. Que después de años de buscar un sentido a tu existencia lo has encontrado. Ok. Ahora es momento de preguntarte: ¿crees que puedes hacerlo? Y esta pregunta debe ser muy sincera. De partida, la ilusión y el entusiasmo te van a decir que sí. Pero… ¿y después? Después de que pase la borrachera de ilusión, cuando empieces sentir el peso del esfuerzo. Cuando tu día a día empiece a convertirse en un mecanismo rutinario que te consuma tus reservas de energía. Cuando la gente que te rodea esté viviendo vidas plenas mientras tú estés recluid@ donde quiera que sea luchando por llegar allá donde quiera que te hayas propuesto. Te van a invadir los No Puedo. O los Para qué. O los ¿Seguro Que Es Esto lo Que Quiero?

Aquí es donde debes asegurarte de que tienes la capacidad de sacrificio, la constancia, la perseverancia y el don de posponer caprichos del presente por el éxito del futuro. Y créeme: no-es-fácil. No lo es en absoluto. Tu cerebro te traiciona diariamente. Intenta engañarte, ponerte la zancadilla y secuestrarte hacia un mundo multicolor. Aquí es donde debes usar toda tu artillería pesada. A veces lo imposible sólo tarda un poco más. Por eso, si realmente estás enamorado de tu meta y puedes desarrollar tu potencial humano: Make It Happen.

  1. Cuando lo consigas… ¿realmente le dará un sentido a tu vida?

Y aquí viene la parte fundamental de la teoría de Victor Vroom. Yo trabajo en un servicio público. Conozco gente que se ha dejado sus mejores años de juventud estudiando una oposición para conseguir un trabajo seguro, con unos ingresos fijos que les permite llevar vidas acomodadas, pero que destruye su ILUSIÓN. O bien, business men que se han dejado el alma y los ahorros en “prometedoras” carreras de negocios que esclavizan su Yo Interno a un mundo de bonanza económica y de poca o nada realización personal. Y es que si lo que quieres conseguir no aportará sentido a tu vida… no lo hagas. Y ese sentido tiene que ver con lo que descubrió Viktor Frankl: un motivo que te haga sobrevivir a las peores dificultades en la vida.

Para aclarar un poco cómo se traduce este concepto al mundo laboral, hay otro autor que en mi opinión dio con otra clave de la motivación. Se trata de de Frederik Herzberg. Él consideraba que había dos factores que causaban la motivación. En un grupo estaban factores como el sueldo, las condiciones laborales, la política de la empresa, etc (factores higiénicos). Y en otro grupo estaban factores como la realización personal, el desarrollo del potencial humano y la sensación de éxito (factores motivacionales). Herzberg lo tenía claro. Son estos últimos los que realmente son responsables de la satisfacción laboral. Porque cuando has alcanzado unas condiciones de trabajo adecuadas, sólo los trabajos que te permiten desarrollar tu creatividad y tus talentos personales son los que te harán vivir una vida plena.

Así que… Empieza ahora mismo y respóndete a estas tres preguntas. ¡Puede que tu vida de un vuelco!

Ahora es tu turno, qué es lo que quieres conseguir? Deja un comentario.

P.D: si quieres echar un ojo a las claves del éxito te recomiendo el post “Cómo cultivar éxito” que escribí en el blog PSICOLOGIADVIDA.com)

 

Anuncios

2 comentarios en “¿¿Por qué no consigo lo que quiero??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s