Un café…

Un café es una ventana abierta a todas las posibilidades. Ese instante en el que algo empieza tras algo que se acaba. Una luz encendida en la salita, un libro abierto, algunos versos aún por escribir. El coraje de quien habita la madrugada, la esperanza de quien quisiérala salir. 

Un café son las brasas del cariño, que titilan todavía. Es todo lo que nos debemos cuando tras un “contigo” viene un “con dios”. Un lo siento con acento, un te quiero a media voz, un te echo de menos, una historia escrita por dos.

Un café es empezar de cero. Viajar al pasado siendo ya futuro, rehacer lo andado sabiendo los “por qués”. El silencio de quien sabe lo que calla, las palabras de quien no sabe qué decir, el paisaje de quien mira a la nada, el destino de quien no sabe a dónde ir.

Cuántas cosas podrían haberse recompuesto con un café… Puede que incluso aún esperen ese aroma, resguardadas en algún rincón del tiempo, esperando ese atrevimiento, dejándose querer.

☕️…

Me encantaría conocer “tu café”, cuéntalo en un comentario.

(Sígueme también en www.psicologiadvida.com , https://www.facebook.com/psicologiadvida y @franjodar_com ).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *