¿Por qué Psicología?


Esta misma pregunta me hicieron a mi cuando llegué a la facultad. A mi y a todo un auditorio de unas cien personas. Adolescentes todavía la mayoría… algun@s ya peinaban canas (o estaban a punto de hacerlo). Y eran est@s últimos l@s que contestaron con mayor lucidez.  Recuerdo perfectamente las palabras lapidarias de un profesor: “antes de que acabe el primer cuatrimestre, el 20% de este auditorio habrá abandonado las clases. Y otro tanto por ciento más no acabará el curso”. El tiempo le dio la razón…

¿Por qué Psicología? Esta es la pregunta que alguien que pretenda invertir cuatro o cinco de sus años más radiantes de juventud debería hacerse. ¿Qué es lo que aportará a tu vida? ¿Quizá te planteas que es una carrera fácil? ¿Quieres conocerte mejor? ¿Te gusta ayudar a la gente? ¿Te interesa desentrañar los misterios de la mente humana? ¿No sabes qué hacer con tu vida?…

Porque la respuesta a esa pregunta puede dar un giro de 180 grados a tu existencia. En mi caso, yo siempre he sido de arrimar el hombro por la gente, por tanto me parecía que hacer de eso mi profesión me haría ser más feliz. Y aunque con muchos matices y recorriendo senderos del destino que en aquel entonces jamás hubiese sospechado, creo que la respuesta que ese día me di ayudó a mantener el rumbo. Ayudó a estudiar unas asignaturas soporíferas. Soportar a profesor@s que dictaban apuntes de unos folios amarillentos. Otr@s tant@s que carecían precisamente de aquello que predicaban. Aprender a “no seguir el mapa”, como dice Isra García, y dibujar yo mismo mi propio mapa.

“A menudo encontramos nuestro destino por los caminos que tomamos para evitarlo”. -Jean de la Fontaine-

Ayudó a cuestionarme verdades absolutas, explorar rutas alternativas, acercarme a mundos oscuros y a conocer aspectos de la humanidad absolutamente insólitos.

De la clásica psicología clínica, de la que poco enseñaban los libros de texto, viré hacia la “psicología carcelaria”, la que reviste las paredes de una prisión. Compartí muchos días con los menores que visitaban el juzgado de Emilio Calatayud, intentando descifrar las claves de la delincuencia juvenil. Abandoné el embrujo de Andalucía, mi tierra natal, por la cultura vanguardista de Cataluña. Exploré los terrenos de la mediación, navegué por las convulsas aguas del divorcio, el desierto que atraviesan las familias rotas por la desazón.  Me sentí un personaje más de Alex de la Iglesia en  comunidades de vecinos. Y cerrando el círculo iniciático, volví a los suburbios de la sociedad, aquellos donde conviven el delito y la naturaleza humana más genuina, en estado puro. La última ruta de “mi mapa” me ha llevado a los escollos de la justicia, allá donde las personas intentan reconstruir los escombros que les ha dejado la violencia.

Es posible que cuando leas esto estés a punto de empezar el primer año de curso. Quizá estés planteándote todavía qué hacer. O por el contrario, puede que te encuentres a mitad de otro camino y el mapa quiera llevarte hasta allí. Por eso te hago la pregunta, ¿por qué Psicología? Intenta replicarte con sinceridad. Encuentra un verdadero motivo que te acompañe en tu viaje, pero deja abiertas rutas y senderos en tu mapa, dibújalo con creatividad, guarda espacio a lo improvisado, sigue el dictado de tu instinto y déjate el corazón en lo que hagas.
Entonces: ¿por qué psicología?

¡Deja un comentario y empieza a dibujar tu mapa!

También puede interesarte el post: “Los 9 especímenes de Psicólog@s sobre la Tierra”.

(Sígueme también en www.psicologiadvida.com , https://www.facebook.com/psicologiadvida y @franjodar_com ).

Anuncios

8 comentarios en “¿Por qué Psicología?

  1. Cuando te leo, se me eriza la piel. Me siento identificada completamente, aun no habiendo finalizado la carrera, faltandome poco, con dudas, en búsqueda del camino que tenga corazón, que resuene con lo que deseo hacer. Gracias por compartirte 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Ishdriel, gracias por el comentario! Es maravilloso que te encuentres en ese momento, el momento en el que todo es posible, en el que se abren varias rutas en el camino. Tu voz interior es quien mejor te guiará en el trayecto. Nunca hagas caso del miedo, cualquier elección aportará grandes aprendizajes… Apuesta siempre por lo que he haga vibrar. ¡Un gran saludo! ☺️

      Me gusta

      • Es un momento muy bonito, en el cual he decidido hacer cambios importantes, siempre confiando en mi voz interior, a la cual antes no había dado oportunidad. Un gusto poder compartir este espacio con gente bella! 🙂

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s