Cinco estrellas.

Salamanca. 26 de agosto de 2016. Me encuentro pasando unos días de vacaciones y necesito cortarme el pelo. Siempre suelo llevar el mismo corte. Me da seguridad. Como no puedo ir a mi peluquero de siempre busco por internet una peluquería, entre moderna y clásica. Ahora se les llama “Barber Shop”. Primer resultado de la búsqueda: “El Carmen 27”. Tiene presencia en redes sociales. Primera estrella. 

Como leo en la página de facebook que no se da cita previa, me dirijo a la peluquería bien temprana la tarde. Quince minutos antes de lo que indica el horario. Hay cola.  Soy el tercero de la fila, así que pasará un buen rato hasta que me atiendan. Pero mi curiosidad ahora puede más que mi impaciencia y de repente no me importa esperar. Segunda estrella. La exclusividad genera deseo. Al abrir la puerta “el espontáneo club de fans” que hemos formado a la entrada nos dirigimos al interior. “Te puedo atender a las 18:00 horas”. “Ok. Luego vuelvo”. Decido entretener la tarde, pasando el tiempo con la familia.

A las 18:00 horas en punto estoy de nuevo en la peluquería (quizá algunos minutos antes). Se me antoja, ahora, un “templo del corte de pelo vintage”. Las demás personas que me preceden salen con una sonrisa de oreja a oreja. Parece que el “sacerdote” ha atinado con la puntería y cada pelo está en su sitio. En su justa medida. Me transmite confianza. Tercera estrella.

Es mi turno. Pero mi cuñado, que también espera, es el siguiente después de mi y sólo se arreglará la barba. Prefiero cederle el puesto. Me relaja ver al “sacerdote” inmerso en su artesanía. Los minutos pasan difuminados contemplando el arte de esculpir cabellos a golpe de maquinilla.

 

“El mayor peligro para la mayoría de nosotros no es que nuestra meta sea demasiado alta y no la alcancemos, sino que sea demasiado baja y la consigamos”. -Michelangelo-

 

Ahora sí. Me toca ocupar el sillón. Parece que subiera a un escenario. Aposentado en la espuma roja me siento relevante. El sacerdote me pregunta. Se detiene varios minutos para averiguar mis preferencias. Me escucha atentamente. Le explico y en su devolución encuentro sintonía. Estamos conectados. Cuarta estrella.

Empiezo a disfrutar el momento, me pesan los párpados y entro en un relajado estado somnoliento… Siento mi cuerpo, entre cercano y distante. No quiero mirar al espejo, prefiero dejarme llevar por esa placentera indiferencia en la que estoy fluyendo. Una maquinilla, unas tijeras y un cepillo masajean la noción del paso del tiempo hasta que el ritual llega a su fin. Miro al espejo. Me gusta el resultado. Quinta estrella. Bajo del asiento como si se tratara del Trono de Hierro

Pasan varias horas.

Antes de irme a dormir miro en facebook las valoraciones sobre la peluquería. Son antagónicas. La mayoría puntúan cinco estrellas. Unas pocas sólo conceden una. Las críticas negativas tienen una cierta parte de razón: no dan cita, conseguir turno consume mucho tiempo y no se adapta a los cánones de la sociedad moderna, donde todo tiene que ser “ahora”. Pero recuerdo la cola a la entrada y repaso las cinco estrellas que he otorgado mentalmente. La experiencia hace que valga la pena.

Pienso en la cantidad de negocios que he visitado… Muchos lugares que ahora ya no están. Pequeños sueños que se han desvanecido. Y me pregunto: ¿alguna vez apuntaron a tener cinco estrellas, o se conformaron con tan sólo unas pocas? Porque cuando las críticas a un trabajo se sitúan en un extremo del continuo… tener otras muchas en el medio no consiguen llegar al aprobado.

Escribo ésto minutos antes de irme a dormir. Anoto mentalmente en algún rincón de mi cerebro: “emprender cada proyecto apuntando a las 5 estrellas”:

  1. Difusión.
  2. Exclusividad.
  3. Confianza.
  4. Sintonía.
  5. Resultados.

Sígueme también en www.psicologiadvida.com , https://www.facebook.com/psicologiadvida y @franjodar_com .

Photo Credit: Lucía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s