El mito del cachete.

9328668016_381a1d364d_o

Léase en tono de Iker Jiménez: ¿un cachete a tiempo es una victoria? ¿Es el cachete un método educativo adecuado? ¿Se aconseja pegar collejas cuando tu hij@ no cumple las normas? Estos y otros misterios en el post de hoy.

Leo con asombro el éxito que han tenido las declaraciones de Emilio Calatayud en los medios de comunicación defendiendo que “confundir un cachete o una colleja con maltrato es una barbaridad”. Declaraciones en las que también menciona, en un tono de semi nostalgia (o al menos es la impresión a la que he podido llegar) que, en “los otros tiempos”, cuando el niño no quería comerse la sopa se le daba un pescozón y se comía la sopa. Afirmaciones que juegan con fuego en lo que a la apología de la violencia se refieren y que además han sido trending topic en twitter. Aunque sé de sobra que ni mucho menos era su intención. Me explico…

 “Desde que un@ alza la mano hasta que la baja en la cabeza de otr@ es violencia (vamos, excepto que se trate de una caricia)”.
Emilio Calatayud.

Conozco personalmente a Emilio Calatayud. Él puede que no me recuerde. He sido uno de tant@s estudiantes que pasó por los pasillos de su juzgado y de la fiscalía conexa para hacer las prácticas universitarias de psicología. Una experiencia que marcó mi carrera profesional y que el destino (junto con algunos palos de ciego que di) quiso convertirla en el quehacer de mi día a día. De todas las jueces y jueces de menores que he conocido, Emilio Calatayud ha sido, quizá, la figura de juez que más influencia he visto ejercer sobre menores envueltos en dinámicas de delincuencia juvenil.

Es un hombre tal cual se muestra en los medios de comunicación. Sencillo. Llano. Empático. He escuchado sus discursos en la sala de juicio: auténticos speeches motivacionales, que les ponen las pilas hasta al bandarra más pintao. He visto cómo se ha arremangado por un menor que no estaba cumpliendo una libertad vigilada para evitar por todos los medios su internamiento en un centro de reforma. He trabajado codo con codo con su equipo técnico y he comprobado la atención y relevancia que le otorga a la hora de tomar sus decisiones. Creo que por eso, puedo hablar desde la cercanía en lo que digo. Y sinceramente me sorprende que haga ese tipo de declaraciones. Si bien es cierto que generan cientos de retweets por lo mucho que gusta a los padres este tipo de mensajes, también confunde al personal que todavía no se ha enterado que la violencia es violencia. Se le llame bofetada, cachete, pescozón o yoya.

Violencia.

Según la OMS, la violencia es el uso intencional de la fuerza física, amenazas contra uno mismo, otra persona, un grupo o una comunidad que tiene como consecuencia o es muy probable que tenga como consecuencia un traumatismo, daños psicológicos, problemas de desarrollo o la muerte.

“Yo me eduqué en un colegio donde muchos maestros utilizaban la filosofía de “la letra con sangre entra”. La tasa de fracaso escolar casi ganaba a la de paro…”.

Es decir, que desde que un@ alza la mano hasta que la baja en la cabeza de otr@ es violencia (vamos, excepto que se trate de una caricia). Otra cosa es que se realice ese acto de forma repetida y sistemática: a eso es a lo que se le llama maltrato.

Yo me eduqué en un colegio donde muchos maestros utilizaban la filosofía de “la letra con sangre entra”. La tasa de fracaso escolar casi ganaba a la de paro…

La psicología conductual.

Creo que no hay manera ninguna de justificar una agresión para educar a alguien. Las investigaciones científicas acerca de los efectos del condicionamiento operante han demostrado que utilizar el castigo genera, no sólo ya conflictos éticos, sino también consecuencias emocionales como la frustración y la agresividad: unas semillas de donde puede florecer una obediencia inmediata y una probable dilatada rebeldía. Si a esto sumas el dolor y la humillación que genera una agresión física, es posible que más que educar estés creándote un enemigo para toda la vida.

Además, siempre he creído que el cachete hace más bien a la persona que lo da, que a la que lo recibe. Porque un cachete es el recurso de quien no tiene recursos, una válvula de escape para desfogarse sin tener que esforzarse en resolver el problema.

“Vivimos en una sociedad que no tiene tiempo para cultivar el refuerzo positivo, pero tampoco tiene ningún reparo en dar ostias una vez que el árbol ya está torcido”.

Puestos a echar mano de la psicología conductual, está demostradísimo que el refuerzo positivo es el método más efectivo para que alguien aumente conductas deseables. El problema es que vivimos en una sociedad que no tiene tiempo para cultivar el refuerzo positivo, pero tampoco tiene ningún reparo en dar ostias una vez que el árbol ya está torcido.

Y esto, toda persona que trabaje en una empresa “normal” lo comprobará, prácticamente, cada día. L@s jefes parecen estar cieg@s delante de los éxitos que conseguimos para la empresa, pero sin embargo tienen una vista de pájaro cada vez que nos equivocamos… Al mismo tiempo que no te dan palmaditas en la espalda cuando haces bien el curro, no paran de lloverte palos cuando te sales del renglón. Y este puede que sea el motivo de que medio país se encuentre, en estas fechas, en pleno “síndrome postvacacional”… Ahí lo dejo.

Por lo demás, estoy de acuerdo en todo con Emilio. Bueno, en casi todo. Pero el resto, si le parece Emilio, lo hablamos cuando coincidamos de nuevo. Si pasa usted por Barcelona tiene un café pagado.

Siempre y cuando no me llueva ningún pescozón, claro… 😉

(Sígueme también en www.psicologiadvida.com , https://www.facebook.com/psicologiadvida @franjodar_com ).

Photo credit: Walter Lim

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s