Llegar al Corazón. Educación con Inteligencia Emocional.

image.jpeg

Aún ando entre extasiado y aturdido. Colmado de cariño. Embriagado de emoción. Rebosando afecto… La vida está llena de paradojas cargadas de mensaje. Hay que estar siempre con disposición plena a “escuchar la llamada” para poder dejar entrar magia en el corazón.

Tengo un gran amigo. Un gran amigo que antes de ser amigo fue mi jefe. Se llama Javier Wilhelm. Javier es de esas personas que dice que le “gusta trabajar con gente, que a parte de ser gran profesional, sea gran persona”. Cuando alguien de su categoría humana te devuelve una mirada así… eres capaz de tocar el techo con la cabeza (midiendo 1,70 cm como mido… 1,69 según mi doctora😝).

No conocía a María Méndez. No, hasta el martes 20 de septiembre a las 21:12 horas. María conoce a Javier. Por tanto, María “a parte de ser gran profesional, es gran persona (el principio Javier Wilhelm)”. Recibo una llamada suya pidiéndome ayuda. Está pasando por un trance personal delicado, de esos en los que tienes que dejarlo todo para primar lo humano. Tenía que realizar la ponencia “Gestión Emocional en la Práctica Profesional”, en el curso de verano “Educar con emociones: bien o te cuento?”, organizado por UNED Pamplona y la Fundación Ilundain Harritz-Berri Fundazioa.

-“¿Pordrías hacerla tú, Fran?”.
-“En principio te digo un Sí provisional. Si no tengo nada imposible de cambiar, cuenta con ello -contesto”. (María, un abrazo con todo el cariño y la fuerza del mundo desde estas líneas…).

Casi 40 horas más tarde me encuentro sentado frente a un auditorio de unas cien personas, en una sala majestuosa… un templo para el conocimiento. Ander (gran persona a parte de gran fotógrafo y productor audiovisual en Kaptura), con el que había contactado 24 horas antes para grabar el evento, me dice que está todo listo. Ángel Pardo y Nahikari Sánchez, organizadores del evento, me introducen en el escenario (otras grandes personas). Enciendo el micro de diadema que rodea mi cráneo y empieza la función…

“Las personas sólo somos mensajer@s. Predicado al servicio del Conocimiento. Hemos de llevar luz haya donde haya tiniebla. Llegar al corazón de la gente. Y sembrar amor.”

Lo que pasó esos 90 minutos podréis verlo como si volviese a estar pasando en un par de semanas, cuando Ander acabe de editar esos momentos mágicos. Lo que sí puedo anticiparos es que transgredimos límites, derribamos barreras, generamos incomodidad, movimos el esqueleto, explotamos emociones y contagiamos ilusión. Ilusión por educar desde el corazón. Porque es desde el corazón que las cosas llegan hasta la célula más recóndita de nuestro cuerpo.

¿Qué es educar? Para mí educar es amar. Transmitir afecto. Transmutar violencia en conocimiento. Crear valor humano. Engendrar vínculos. Construir comunidades… al son de Rock&Roll.

Por tanto, si queremos educar tenemos que llegar al corazón de las personas.

Toda conducta está enraizada en una emoción. De toda emoción florece una conducta. Intenta cortar una conducta y volverá a rebrotar desde la raíz emocional. Intenta sembrar una emoción y brotará una nueva conducta. Planta un bosque emocional y obtendrás un paisaje de conductas nuevo.

Es difícil, es cansado, a veces parece imposible. Los elementos pueden alinearse en tu contra. El Lado Oscuro poderoso en la Fuerza es… Pero Obi-Wan Kenobi nos enseñó que la Fuerza es lo que le da al Jedi su poder. Es un campo de energía creado por todas las cosas vivientes. Nos rodea, nos penetra, y mantiene unida la Galaxia. Por tanto, no es imposible. No, mientras nos mantengamos unid@s. No, mientras cultivemos nuestro poder interno. No, mientras irradiemos afecto, luz, conocimiento, pasión, valor, confianza, fe ciega, entrega, exclusividad, significado, alegría, ilusión, esperanza… allá donde haya tiniebla.

Son las 22:30 del jueves 22 de septiembre de 2016. Camino por las calles céntricas de Pamplona. Entro en una tasca. -“Una cerveza sin alcohol y un pincho de tortilla, por favor.” El bar está solo. Me siento a contemplar el infinito. Me como un segundo pincho, la camarera me dice que me lo regala para no desperdiciar lo que sobre esa noche. Una hora más tarde caigo rendido en una cama que me envuelve en algodón. Duermo del tirón. Siete horas.

Hay algo que se remueve en mi interior. La vida trata de decir algo. Las personas sólo somos mensajer@s. Predicado al servicio del Conocimiento. Hemos de llevar luz haya donde haya tiniebla. Llegar al corazón de la gente. Y sembrar amor.

Pocas personas, en muchos sitios, pueden cambiar el mundo.

Lee el “Décalogo Humano”, conviértete en Humano antes que Profesional.

YA PODÉIS VER EL VIDEO DEL TALLER A CONTINUACIÓN:

Sígueme también en www.psicologiadvida.com , www.facebook.com/psicologiadvida y www.twitter.com/psicologiadvida .

Photo Credit: Leire Buzunáriz y Nahikari Sánchez.

 

Anuncios

3 comentarios en “Llegar al Corazón. Educación con Inteligencia Emocional.

  1. Me ha pasado el enlace de Youtube una prima hermana mía y después de visualizar el vídeo, analizarlo, examinarlo y pensar detenidamente, no me queda mas que felicitarte por el trabajo realizado. En un principio se te ve algo nervioso, pero me sorprendió la rapidez con la que llegaste a conectar con los asistentes. Tu humildad, conocimientos, desparpajo y esa dosis de afecto que proyectas se vio rápidamente recompensada por alguna lagrimita del respetable.
    Extrapole toda tu exposición al mundo de los adultos (que en mi opinión es donde empieza el problema) y estoy en la linea de tus opiniones, cariño, amor, empatía y menos mirarnos el ombligo haría que esta sociedad fuera un poquito mejor.
    Fran (conociendo los mimbres de tu educación familiar) y con una generación con tu empuje, tus ideas y tu trabajo, haces que me sienta un poco mas esperanzado y optimista en que las barreras tradicionales y reaccionarias se pueden cambiar. En vuestra mano y con una sociedad con la mente mas en expansión, si se puede. Me has Llegado al Corazón con tu Educación con Inteligencia Emocional.
    Enhorabuena y no pares.
    Recibe un cordial saludo y un arrechucho del primo hermano de tu madre.
    Antonio Valverde Molina (este último apellido es el que compartimos, por eso somos Pines)

    Le gusta a 1 persona

    • Antonio, qué alegría estas palabras y qué reconfortante es que con un pequeñito gesto se genere tanta humanidad… ¡Me llega muy adentro tu mensaje! Es un orgullo compartir lazos contigo y ojalá que la vida nos junte en alguna ocasión para poder disfrutar de un buen rato. ¡Gracias por el cariño y el tiempo que me has dedicado y te envío un abrazo virtual muy grande, con pretensiones de que se convierte en un achuchón físico! 🙂

      Me gusta

      • Espero que se haga realidad el poder compartir una velada juntos, como bien dices hay que hacer un esfuerzo para salir de la zona de confort. Créeme que todos los días intentó que haya algo nuevo. Un abrazo

        A.Valverde

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s